Páginas

martes, 4 de septiembre de 2018

La Nueva Central de Trabajadores se alista para nuevas batallas.


La Nueva Central de Trabajadores se alista para nuevas batallas.
Los días 24 y 25 de agosto de 2018, se realizó en las instalaciones del Sindicato Mexicano de Electricistas la Segunda Conferencia Nacional de la Nueva Central de Trabajadores, en ella se dieron cita representantes, dirigentes y militantes de sindicatos, cooperativas y miembros del movimiento social mexicano, para discutir, analizar y tomar acuerdos sobre las próximas acciones a realizar ante el nuevo panorama político nacional. 
La Segunda Conferencia se desarrolló a través de siete mesas temáticas: Energía; Educación; Jubilados y Pensionados; Jóvenes; Género; Cooperativismo; y Trabajadores Públicos.
La Segunda Conferencia considera que el pueblo de México asestó, en las elecciones del 1 de julio, un “golpe formidable a los partidos neoliberales que lo mal gobernaron durante los últimos 30 años”, los resultados electorales expresaron el descontento social acumulado, la persistencia de innumerables luchas de resistencia obrera, campesina y popular en contra de la pobreza, el despojo, la injusticia y represión. 
Sin embargo, para consolidar un cambio político, económico y social se necesita de la participación constante de las organizaciones democráticas y la articulación de las diversas resistencias en contra de las políticas neoliberales, que violentan al pueblo y los trabajadores; sin ello, el neoliberalismo seguirá imperando como política de gobierno. El movimiento social debe constituirse como un contrapeso a los poderes fácticos, con capacidad de interlocución para solucionar conflictos existentes y presentar propuestas políticas, legislativas, organizativas, etc., en favor del pueblo. 
La derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI) muestra la debilidad del sindicalismo corporativo clientelar, situación que debe ser aprovechada por los trabajadores para aumentar su participación política a fin de acabar con las organizaciones pro patronales, la Nueva Central de Trabajadores refrenda la lucha por la democratización, autonomía sindical y defensa de los derechos laborales. 
En lo inmediato la NCT se pronuncia por detener las medidas neoliberales y sus efectos negativos en la población, acabar con el aumento a los precios de la gasolina, luz, gas natural, detener la inflación y carestía, eliminar el “tope salarial” para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores; emplear todas las medidas que sean necesarias para terminar con la violencia de la “guerra contra el narcotráfico” y la ola de feminicidios, desapariciones, violaciones y todo tipo de violencia en contra de las mujeres. 
El nuevo gobierno en la presidencia de la república, abre un periodo de posibilidades para que las fuerzas populares impulsemos la solución integral de nuestras demandas: la abrogación de las reformas estructurales, en especial de la Reforma Laboral, Educativa y Energética; el acceso al agua y la energía como derechos humanos fundamentales; la eliminación de la precariedad laboral y los “nuevos esquemas laborales”; creación de un régimen de jubilaciones social y solidario; el fomento al trabajo cooperativo y los esquemas de economía solidaria; la eliminación del sindicalismo corporativista a través de la democratización de los mismos; la creación de una nueva legislación con carácter social, pensada en favor de los trabajadores; por la eliminación de la desigualdad laboral y salarial entre hombres y mujeres; la protección de los derechos de la juventud trabajadora; acceso a educación, salud y trabajo a todos los jóvenes; y la defensa del territorio en contra de los mega proyectos extractivistas. 
Lo anterior se convierte en parte de nuestra plataforma de lucha. La clase trabajadora, los movimientos sociales, la izquierda, debemos actuar para que éste momento de transición, de cambio político derivado de las elecciones, conduzca hacia un proceso de transformación real del país bajo un gobierno verdaderamente representativo de la mayoría del pueblo mexicano.
Para ello la Nueva Central promoverá distintas iniciativas y campañas políticas, constituirá colectivos sectoriales en las diversas regiones donde tiene presencia, crear una escuela de formación política sindical y reforzará sus alianzas, en especial con la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica (ANUEE), el Concejo Indígena de Gobierno – Congreso Nacional Indígena (CIG-CNI), la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y todas aquellas fuerzas populares dispuestas a organizarse y luchar en favor de un México más democrático, con justicia y dignidad para el pueblo.

FRATERNALMENTE.
Segunda Conferencia Nacional
Nueva Central de Trabajadores.
26 de agosto de 2018.  

Foro Balance Laboral del Sexenio: La Construcción de la Precariedad Laboral.


lunes, 27 de agosto de 2018

Boletín de Prensa de la Confederación de Jubilados, Pensionados y Adultos Mayores de la República Mexicana.



BOLETIN DE PRENSA.
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
El 1 de julio de 1997 se promovió e impuso a través del congreso de la unión la reforma estructural al sistema de pensiones de los trabajadores del apartado A asegurados en el IMSS. A partir de ese momento el sistema público de pensiones de beneficio definido se sustituyó por otro de capitalización individual y administración privada de los fondos de pensiones a través de las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORE).  Se ofreció que derivado del esfuerzo y ahorro individual, el trabajador alcanzaría a pensionarse con un setenta por ciento de tasa de reemplazo del último salario devengado y así acceder a una vejez digna.
En 2007 con el mismo fin y argumentos se reformó la ley del ISSSTE, afectando a los trabajadores del apartado B. Así el sistema pensionario solidario e intergeneracional se desapareció y cambió por uno de cuentas individuales. Para su funcionamiento crearon un mecanismo de administración privado que en nombre y representación de los trabajadores tiene la facultad de comprar acciones de una Sociedad de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro (SIEFORE), todo regulado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR).
Después de veintiún años, el mecanismo maneja más de sesenta millones de cuentas individuales y tiene acumulado activos netos de tres billones cuatrocientos mil millones de pesos, casi el quince por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo, esa enorme cantidad de recursos acumulados solamente ha beneficiado a un puñado de instituciones financieras, que incluso cobran comisiones por el manejo de cuentas inactivas; en detrimento de millones de trabajadores ahorradores dueños del dinero. Por datos de la CONSAR se reconoce que para los primeros trabajadores del sistema AFORE que están por jubilarse en el 2021, a los 65 años de edad, la tasa de reemplazo será del treinta por ciento o menos, debido a que no alcanzarán las semanas cotizadas producto de la precarización del trabajo derivado de la reforma a la ley federal del trabajo de noviembre de 2012.  
 Por lo que podríamos concluir que como negocio privado la AFORE son una mina de oro, en la que el trabajador pone el dinero y el capital se lleva la ganancia, al tiempo que decide en dónde los invertirá y el riesgo que existe y si hay pérdidas, las carga al ahorrador. Esto además de injusto es profundamente inhumano pues las pensiones deberían ser la garantía para que un trabajador al final de su vida laboral, pudiera pasar su vejez sin problemas económicos.
Por todo lo anterior y para recobrar el carácter solidario e intergeneracional de las pensiones, la Confederación de Jubilados, Pensionados y Adultos Mayores de la República Mexicana A.C. (CONJUPAM), acordó en su Cuarto Congreso Nacional de septiembre de 2016, expedir e impulsar una Iniciativa de Ley Ciudadana que abrogué la Ley que dio origen a las AFORES y en su lugar proponemos crear una nueva Ley de Pensiones (LEPE) y la creación del Instituto Nacional de Pensiones (INAPE) en sustitución de la CONSAR. El INAPE estaría integrado con una representación tripartita de trabajadores, patrones y gobierno y las funciones de Dirección y Administración estarian a cargo de auténticos representantes de los trabajadores y pensionados por medio de un Consejo Técnico y un Consejo de Vigilancia como principales rectores de su funcionamiento. Además de ser incluyentes para todos los trabajadores del apartado A y B, formales, informales e independientes, que permita dar certidumbre a todos de que podrán obtener una pensión verdaderamente digna al término de su vida laboral.
En la misma Iniciativa de Ley Ciudadana planteamos el rechazo a cualquier pretensión de la universalización de los servicios de salud, manteniendo la Seguridad Social Solidaria y de Reparto. También se plantea la eliminación del impuesto de la renta de las jubilaciones y pensiones toda vez que dichas percepciones son producto de fondos contributivos, los cuales en su momento fueron sujetos de pago de impuestos. Finalmente, en cuanto a los Adultos Mayores proponemos impulsar la participación organizada de este importante sector que constituye el diez por ciento de la población del país, construyendo contrapesos para erradicar las políticas asistencialistas que se reducen al incremento de la llamada pensión no contributiva, lo que es totalmente insuficiente si no se lucha por demandar el pleno cumplimiento a sus derechos humanos integrales.
La Iniciativa de Ley Ciudadana es un concepto sustentado en los artículos 35 y 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establecen el derecho de todos a promover iniciativas de ley. Para lograr introducir al Congreso una Iniciativa de Ley se pide como requisito acompañarla con un número de firmas ciudadanas; que actualmente es aproximadamente de por lo menos ciento treinta mil. En ese sentido estamos llamando a la ciudadanía a que si están de acuerdo con los planteamientos propuestos nos apoyen con su firma.
Les informamos que, para ahondar en los detalles de dicha Iniciativa, estamos convocando a una Conferencia de Prensa para el día 29 de agosto a las 9 horas en las instalaciones del Sindicato Mexicano de Electricistas, noveno piso de Insurgentes 98, colonia Tabacalera de ésta Ciudad de México.
Por su atención.
GRACIAS.
CONFEDERACIÓN DE JUBILADOS, PENSIONADOS Y ADULTOS MAYORES DE LA REPÚBLICA MEXICANA A.C.
Responsable: Jorge Herrera Ireta (Vicepresidente).    
Ciudad de México 27 de agosto de 2018.

La Nueva Central de Trabajadores se alista para nuevas batallas.

 La Nueva Central de Trabajadores se alista para nuevas batallas.


Los días 24 y 25 de agosto de 2018, se realizó en las instalaciones del Sindicato Mexicano de Electricistas la Segunda Conferencia Nacional de la Nueva Central de Trabajadores, en ella se dieron cita representantes, dirigentes y militantes de sindicatos, cooperativas y miembros del movimiento social mexicano, para discutir, analizar y tomar acuerdos sobre las próximas acciones a realizar ante el nuevo panorama político nacional.

La Segunda Conferencia se desarrolló a través de siete mesas temáticas: Energía; Educación; Jubilados y Pensionados; Jóvenes; Género; Cooperativismo; y Trabajadores Públicos.

La Segunda Conferencia considera que el pueblo de México asestó, en las elecciones del 1 de julio, un “golpe formidable a los partidos neoliberales que lo mal gobernaron durante los últimos 30 años”, los resultados electorales expresaron el descontento social acumulado, la persistencia de innumerables luchas de resistencia obrera, campesina y popular en contra de la pobreza, el despojo, la injusticia y represión.


Sin embargo, para consolidar un cambio político, económico y social se necesita de la participación constante de las organizaciones democráticas y la articulación de las diversas resistencias en contra de las políticas neoliberales, que violentan al pueblo y los trabajadores; sin ello, el neoliberalismo seguirá imperando como política de gobierno. El movimiento social debe constituirse como un contrapeso a los poderes fácticos, con capacidad de interlocución para solucionar conflictos existentes y presentar propuestas políticas, legislativas, organizativas, etc., en favor del pueblo.

La derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI) muestra la debilidad del sindicalismo corporativo clientelar, situación que debe ser aprovechada por los trabajadores para aumentar su participación política a fin de acabar con las organizaciones pro patronales, la Nueva Central de Trabajadores refrenda la lucha por la democratización, autonomía sindical y defensa de los derechos laborales.


En lo inmediato la NCT se pronuncia por detener las medidas neoliberales y sus efectos negativos en la población, acabar con el aumento a los precios de la gasolina, luz, gas natural, detener la inflación y carestía, eliminar el “tope salarial” para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores; emplear todas las medidas que sean necesarias para terminar con la violencia de la “guerra contra elnarcotráfico” y la ola de feminicidios, desapariciones, violaciones y todo tipo de violencia en contra de las mujeres.

El nuevo gobierno en la presidencia de la república, abre un periodo de posibilidades para que las fuerzas populares impulsemos la solución integral de nuestras demandas: la abrogación de las reformas estructurales, en especial de la Reforma Laboral, Educativa y Energética; el acceso al agua y la energía como derechos humanos fundamentales; la eliminación de la precariedad laboral y los “nuevos esquemas laborales”; creación de un régimen de jubilaciones social y solidario; el fomento al trabajo cooperativo y los esquemas de economía solidaria; la eliminación del sindicalismo corporativista a través de la democratización de los mismos; la creación de una nueva legislación con carácter social, pensada en favor de los trabajadores; por la eliminación de la desigualdad laboral y salarial entre hombres y mujeres; la protección de los derechos de la juventud trabajadora; acceso a educación, salud y trabajo a todos los jóvenes; y la defensa del territorio en contra de los mega proyectos extractivistas.

Lo anterior se convierte en parte de nuestra plataforma de lucha. La clase trabajadora, los movimientos sociales, la izquierda, debemos actuar para que éste momento de transición, de cambio político derivado de las elecciones, conduzca hacia un proceso de transformación real del país bajo un gobierno verdaderamente representativo de la mayoría del pueblo mexicano.

Para ello la Nueva Central promoverá distintas iniciativas y campañas políticas, constituirá colectivos sectoriales en las diversas regiones donde tiene presencia, crear una escuela de formación política sindical y reforzará sus alianzas, en especial con la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica (ANUEE), el Concejo Indígena de Gobierno – Congreso Nacional Indígena (CIG-CNI), la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y todas aquellas fuerzas populares dispuestas a organizarse y luchar en favor de un México más democrático, con justicia y dignidad para el pueblo.

FRATERNALMENTE.

Segunda Conferencia Nacional Nueva Central de Trabajadores. 
26 de agosto de 2018.

jueves, 23 de agosto de 2018

Mesas de Trabajo de la 2ª Conferencia Nacional de la Nueva Central de Trabajadores.

Ubicación física de las mesas de trabajo de la 2ª CONFERENCIA NACIONAL DE LA NUEVA CENTRAL DE TRABAJADORES que comienza el día de mañana a las 10.00 am

 ¡¡TODOS A LA CONFERENCIA!!

La Lucha por la Libertad y la Democracia Sindical en la Nueva Situación, DOCUMENTO A DISCUSIÓN EN LA 2ª CONFERENCIA.



DOCUMENTO A DISCUSIÓN EN LA 2ª CONFERENCIA.

LA PLATAFORMA LABORAL Y SINDICAL EN LA NUEVA COYUNTURA

• La Lucha por la Libertad y la Democracia Sindical en la Nueva Situación
 
Pese a todo, la derrota del PRI encierra enormes posibilidades de retomar la lucha por la democratización de los sindicatos y en general del mundo laboral. El debilitamiento del sindicalismo corporativo es manifiesto. Tanto así que en la segunda semana del mes de julio ya habían declarado, y lo siguen haciendo, a los cuatro vientos en sendas publicaciones de página entera su alineamiento con el gobierno de AMLO. Este por su cuenta, ha reiterado que no intervendrá directamente en contra de las direcciones charras afiliadas al PRI que encabezan al SNTPRM y al SUTERM, señalando que en todo caso serán los propios trabajadores quienes los releven bajo sus propios procedimientos estatutarios. No ocurre lo mismo en los sindicatos de empresa que emprenden la lucha por la libertad sindical donde el aparato patronal-sindical sigue imponiendo sus violentos métodos represivos para doblegar a los grupos en rebeldía que les disputan la conducción de la lucha obrera. Goodyear y Laboratorios Zerboni son ejemplo de ello. Está en veremos si López Obrador termina aceptando pactar con el viejo aparato corporativo, como en su momento también lo hizo Fox.

Vulnerable, al centro de la ofensiva mediática y sin respaldo oficial, el charrismo sindical de los anteriormente “poderosos” sindicatos nacionales de la industria energética y de los menguados servicios públicos de la salud y educación se hayan imposibilitados para retomar el control de sus bases. En el corto plazo viven una especie de periodo de gracia en tanto las fuerzas democráticas que buscan desplazarlos y los tiempos estatutarios maduran el proceso de relevo que por lo menos en el caso del sindicato petrolero es inevitable. ¿Qué vendrá después? ¿Cómo se repondrá la democracia en un sindicato que por décadas ha estado dominado por el corporativismo?

El primer impulso democratizador derivado de la derrota priista pudiera tener poco alcance y tender a localizarse en los sindicatos ya referidos. Un segundo impulso tendría que detonarse desde adentro y fuera de un sindicalismo en movimiento, sobre todo aquel que está asentado en las empresas privadas de la agroindustria, la maquila y la mediana industria y las industrias de punta ligadas al mercado exterior (automotriz, aeronáutica, autopartes, etc.). Esta lucha por la democracia sindical está dirigida en contra de los contratos y sindicatos de protección patronal lo que nos confrontan con las mafias sindicales que le dan garantías de control al capital. Tratándose de un proceso no espontaneo requiere de una elaborada planeación estratégica. La Nueva Central de Trabajadores tendrá que asumir esta tarea.

Podríamos decir que el proceso de recomposición del sindicalismo mexicano se ha puesto en marcha. Su impulso dará lugar a una nueva configuración de lo que hoy conocemos como sindicalismo corporativo. Su desmantelamiento no necesariamente dará lugar por si mismo al fortalecimiento del sindicalismo independiente. Para evitar la debacle es predecible su transformación en organizaciones neo corporativas a modo de respaldar las líneas de acción del gobierno en turno. Este proceso puede derivar al surgimiento de un nuevo agrupamiento sindical promovido desde el mismo gobierno cuyo eje central sea recuperar cierta capacidad de negociación sindical dentro de los parámetros de la reforma laboral del 2012 y sin cuestionar de fondo la relación capital trabajo. La Nueva Central de Trabajadores debe aparecer como una alternativa a esta recomposición de charrismo y ofrecer una alternativa real de organización autónoma. La liberación de Elba Esther Gordillo deja entrever la posibilidad de reciclar al charrismo sindical como contrapeso a los procesos de insurgencia sindical que puede detonar la coyuntura política y a favor de la “gobernabilidad” neoliberal del país.

A fin de evitar una recomposición del sindicalismo que derive en la prolongación del sometimiento político e ideológico de la clase trabajadora es necesario lanzar una iniciativa que reagrupe al sindicalismo democrático e integre a los desprendimientos del sindicalismo corporativo y de protección patronal cuya articulación gire en torno a la democracia sindical, independencia política, autonomía de clase y emancipación social, cuya lucha reivindicativa se exprese en una plataforma de lucha común que plantee la solución a los principales problemas económicos y sociales que viven a diarios los millones de trabajadores asalariados y asociados en el campo y la ciudad, el mar y el aire.

• Hacia la Convención Nacional Democrática de los Trabajadores.

Las condiciones estructurales que dieron paso al malestar social que derivo en el voto de castigo en contra de los neoliberales de Acción Nacional y del PRI no van a cambiar substancialmente. La continuidad del modelo está garantizada en la preservación y continuidad de las reformas estructurales impuestas en el último tramo de los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. La persistencia del modelo arrastrará tras de sí a todo el caudal de prácticas de expoliación del trabajo que derivan de la reforma laboral del 2012. El problema del desempleo, la terciarización, los bajos salarios, la sobre explotación de la fuerza de trabajo que en resumen han precarizado el trabajo no encontrarán una solución en las políticas del gobierno de AMLO. Será necesario promover distintas iniciativas de carácter legislativo para desmontar el andamiaje jurídico y procedimientos administrativos que someten a los trabajadores a favor del sindicalismo corporativo y patronal. Ahí estará sobre la mesa el destino de la reforma laboral pendiente para reglamentar la reforma constitucional del 2017. Así mismo, emplazar al gobierno a la solución de las demandas de los trabajadores mediante el diálogo y la movilización social sustentada en una plataforma de lucha unitaria del movimiento sindical y cooperativista democrático. La Estructura Ejecutiva Nacional tiene ya una propuesta de ruta para el impulso de este proyecto.

Como parte de esta estrategia proponemos una campaña nacional por la libertad sindical desplegada desde nuestra propia plataforma y de ser posible en alianza con otras fuerzas del sindicalismo democrático. Esta campaña es imprescindible para impulsar un nuevo ciclo de luchas obrero sindicales que tienen el propósito de alcanzar la independencia política de la clase trabajadora comenzando por la recuperación de las organizaciones sindicales de los trabajadores ahora en manos del corporativismo y el control patronal. Esta campaña debe estar ligada a la campaña de la organización de los no organizados.

La campaña por la libertad sindical debe desplegarse a nivel nacional y contar con todos los medios para sensibilizar a los trabajadores, orientar jurídicamente sus luchas, formar política e ideológicamente a sus activistas y dirigentes y fomentar la articulación de sus luchas con otras plataformas populares. Los compañeros del Cilas presentarán una propuesta a la Conferencia Nacional.

La Plataforma laboral sindical

1. Por la democratización del mundo laboral y sindical. Respeto al derecho al voto secreto y elección libre de sindicato, contrato colectivo y dirigentes para los trabajadores

2. Por la libertad sindical y la contratación colectiva. Ratificación del Convenio 98 de la OIT. Desaparición de los CCPP

3. Por una reforma laboral que reglamente la reforma constitucional de 2017 en un sentido progresivo, garantizando la democracia y la libertad sindicales, y la correcta y expedita impartición de justicia laboral

4. Por la derogación de la reforma laboral neoliberal del 2012

5. Por la derogación de la mal llamada reforma educativa

6. Por la formalización y la estabilidad en el empleo. Alto a la precarización del trabajo.

7. Por una verdadera reglamentación restrictiva del outsourcing, la subcontratación y cualquier fórmula de simulación de relaciones laborales que vulnere los derechos de los trabajadores

8. Por 100% de incremento a los salarios mínimos. Desaparición de la CNSM. Por un incremento equiparable de los salarios profesionales. ¡Anulación del tope salarial! Libre negociación bilateral de los salarios entre trabajadores y patrones

9. Jubilaciones y pensiones dignas. No al aumento de la edad de jubilación.

10. Desprivatización de las AFORES. Recuperación del carácter social y solidario de los fondos de retiro

11. Trabajo digno y estable para los jóvenes, no simples becas para sus empleadores